Lo Último

.

.

RADIO CENTRAL DE NOTICIAS

sábado, 18 de junio de 2016

Empresa Holandesa crea un mecanismo para hacer desaparecer los escritorios

Para esta empresa holandesa, quedarse trabajando hasta tarde está muy mal visto.
Tanto es así, que los jefes de esta agencia creativa desarrollaron una estrategia pionera -y algo radical- para que sus empleados se vayan a casa a su hora: hacer desaparecer sus escritorios.
A las 6 de la tarde, las mesas (y las computadoras) se elevan en el aire. Es la hora del cierre. Y más vale que no te hayas olvidado el celular sobre el escritorio.
Saltar el reproductorAyudaFuera del reproductor. Presione retorno para volver o el tabulador para continuar.

¿Cómo es el escritorio que te obliga a dejar de trabajar?

El periodista de la BBC Paul Henley visitó las oficinas de este innovador estudio creativo con base en Ámsterdam, que responde al nombre de Heldergroen ("verde brillante" en español), para saber más sobre este sistema.
El método ideado por Heldergroen permite izar en el aire los escritorios de forma automática, gracias a unos cables de acero especialmente diseñados para elevar infraestructuras pesadas.
Trabajar sólo 6 horas al día: ¿es este el secreto de la felicidad y la productividad?
"Es un ritual para hacer saber a los empleados que hay un tiempo y un espacio para comenzar a trabajar", le contó a Henley Sander Veenendaal, el director del estudio de diseño.
"Podría llamarse religión corporativa", agregó.
Mauro Felicori, el funcionario italiano al que cuestionaron por trabajar demasiado
En los Países Bajos el número máximo de horas de trabajo que permite la ley son 45, aunque el promedio es de 40. Y muchos se saltan la hora del almuerzo para poder salir antes.
De acuerdo con Henley, los empleados en Holanda están "especialmente dispuestos a fomentar la concienciación de la vida familiar y profesional".
Sin embargo, pocos lo han llevado tan lejos como los fundadores de Heldergroen, cuyas oficinas tienen poco más de una docena de empleados.

Nuevos espacios, nuevas ideas

Los escritorios, de madera maciza, fabricados a partir de viejos postes de teléfonos, son remolcados por motores industriales hasta el techo, a través de la misma tecnología que se utiliza en el teatro para el cambio de escenarios. BBC