Lo Último

.

.

RADIO CENTRAL DE NOTICIAS

domingo, 19 de junio de 2016

Orlando rinde tributo a víctimas de matanza en el Día del Padre

Tras una semana del peor tiroteo ocurrido en Estado Unidos (EEUU), la ciudad de Orlando recuerda este domingo a las 49 víctimas del ataque en un bar gay con vigilias y otros eventos, que contarán con la visita del gobernador de Florida, Rick Scott, que hará un tributo especial a tres padres que murieron en la tragedia.
La celebración del Día del Padre será de duelo para las familias de las víctimas, que perdieron a sus parientes la madrugada del 12 de junio cuando disfrutaban de los ritmos latinos en una discoteca y fueron sorprendidos por ráfagas de fuego durante unas tres horas.
Los parientes de las víctimas mortales realizan en la ciudad algunos de los servicios fúnebres y jornadas de oración, mientras por lo menos 19 de los 53 heridos de la matanza permanecen hospitalizados, 4 de ellos de gravedad.
Familiares, activistas del colectivo de lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT) y personas solidarias con las víctimas tienen previsto asistir a una vigilia "silenciosa".
El evento se realizará a partir de las 19.30 hora local (23.30 GMT) en Lake Eola y "llevará un mensaje de amor y unidad".
Horas antes, el gobernador Scott rendirá en Orlando un homenaje a las víctimas, después de acudir a almuerzo de recaudación de fondos con el mismo fin, en la ciudad de Winter Park, en Florida.
Scott hará un homenaje especial a los padres que murieron en la masacre en Pulse: Miguel Ángel Honorato, quien tenía tres hijos; Paul Terrell Henry, dos, y Xavier Emmanuel Serrano Rosado, uno.
"En este Día del Padre, honramos a Miguel Ángel Honorato, Paul Terrell Henry y Xavier Emmanuel Serrano Rosado, que fueron asesinados sin piedad la semana pasada por un terrorista", señaló el gobernador en un comunicado.
Omar Mateen, un estadounidense de origen afgano, de 29 años, quien estaba armado con un fusil de asalto y una pistola automática, dio muerte a 49 personas la madrugada del domingo pasado en la discoteca Pulse, a unos 200 kilómetros al norte de su casa, en la ciudad de Fort Pierce.EFE