Lo Último

.

.

RADIO CENTRAL DE NOTICIAS

sábado, 11 de junio de 2016

La maldición Di María también en la Copa América Centenario​

Pasó en el Mundial de Brasil-2014 y en la Copa América de Chile-2015. Como si fuera una maldición, Ángel Di María se lesionó el viernes en la goleada de Argentina 5-0 a Panamá y es duda para lo que viene en la edición Centenario del torneo continental.
Di María debió abandonar el campo de juego a los 43 minutos tras hacerle una señal al técnico Gerardo Martino de que no podía seguir en el Soldier Field de Chicago (norte de Estados Unidos).
Autor de un gol y un asistencia en el triunfo ante Chile 2-1 en el debut en el Grupo D, el jugador del PSG francés sufrió un problema muscular en la pierna derecha y debió ser sustituido por Erik Lamela. Visiblemente preocupado, abandonó el estadio sin hacer declaraciones.
Según el parte médico brindado el sábado por el cuerpo técnico de la selección argentina, Di María "presentó dolor en cara interna de muslo derecho, observándose en los estudios mínimo edema en el aductor mediano". 
"Comenzó con los trabajos de recuperación en la fecha con buena evolucion", agrega.
"Es una lástima por lo que significa Ángel para nosotros, un jugador fundamental", dijo Lionel Messi, autor de una tripleta ante los panameños y que viene él mismo de estar parado un partido por un dolor en la espalda.
Es el tercer gran torneo consecutivo jugando para Argentina en el que la estrella del PSG francés se lesiona.
En Brasil-2014 sufrió un problema muscular ante Bélgica (1-0) en los cuartos de final y ya no volvió a jugar.
El año pasado, en la Copa América en Chile, el 'Fideo' se lesionó a los 29 minutos del primer tiempo en la final contra el anfitrión y vio desde el banco de suplentes como su equipo perdía por penales.
El entrenador Gerardo Martino admitió que Di María es exigido físicamente de manera diferente en la selección respecto de su club, con "desplazamientos más profundos y en velocidad" para "alargar al rival" en su zona defensiva.
Para Argentina se trata de uno de sus pilares ofensivos, capaz de generar desequilibrio en el uno contra uno en ambas bandas.
Entre los posibles reemplazantes están Nicolás Gaitán, que ocupó el lugar de Messi en estos dos partidos iniciales, Ezequiel Lavezzi -convaleciente de una lesión- o Erik Lamela, elegido para ingresar en su lugar ante Panamá.
El lamento por Di María es aún mayor si se recuerda la emoción que vivió en el partido ante Chile, en el que dedicó el gol que abrió el marcador a su abuela fallecida ese mismo día.
Di María corrió al banco de suplentes para recoger una camiseta en la que podía leerse escrito a mano "Abuela te voy a extrañar muchísimo", que alzó al cielo en el Levi's Stadium de Santa Clara (California, oeste).

AFP