domingo

Los profesionales ganan más en Brasil que en EE UU o Europa, según estudio


 (EFE).- La crisis que afecta a Europa y Estados Unidos ha provocado una inversión en términos de remuneraciones y hecho que un profesional técnico que trabaja en Brasil tenga un salario superior al que ganaría en países desarrollados, según un estudio privado publicado hoy por el diario “O Globo”.

El estudio, realizado por la firma consultora Michael Page a petición del periódico, cita ejemplos de varias profesiones y asegura que, en algunos casos, la diferencia salarial puede ser hasta de un 85 %.

Entre diversos casos, el informe dice que un ingeniero eléctrico que trabaja en alguna gran empresa asentada en Brasil obtiene una remuneración mensual mínima de unos 14.900 reales (8.270 dólares, 6.174 euros), que sería equivalente a 8.037 reales (4.465 dólares, 3.333 euros) si trabajase en España o de 9.041 reales (5.022 dólares, 3.749 euros) si lo hiciera en Italia.

Según O Globo, la consultora comparó en su trabajo “salarios en grandes empresas de todos los sectores situadas en grandes ciudades y consideró el salario de los profesionales de niveles de gerencia”, aunque no incluyó en el estudio ciertos factores, como el costo de vida o los beneficios que los ciudadanos reciben por sus impuestos.

Esas diferencias salariales se registran sobre todo en las áreas técnicas, “aunque el fenómeno puede ampliarse a otras profesiones” en función del desarrollo de la crisis financiera, dijo al periódico el analista Ricardo Guedes, uno de los responsables del informe.

El periódico entrevistó también a algunos extranjeros que viven y trabajan en el país, quienes aclararon que un salario mayor en Brasil tampoco llega a ser la panacea.
Uno de los casos citados fue el del portugués Joao Nunes, de la propia firma Michel Page, quien declaró que si bien en Brasil tiene un salario superior en 30 % al que tenía en Portugal, su capacidad de ahorro es “mucho menor” ahora.

“Aquí todo es más caro. El precio de un alquiler (de vivienda) es dos veces más caro que en Portugal, y lo mismo pasa con la comida”, declaró Nunes.

El presidente de la Asociación Brasileña de Empresas de la Tecnología de la Información y la Comunicación (Brascom), Antonio Gil, alertó por su parte de que esos elevados salarios “empiezan a afectar la competitividad de Brasil”.

En su opinión, los altos salarios, sumados a las proteccionistas leyes laborales y a una onerosa estructura tributaria, encarecen los costes de las empresas y “hacen que el país pierda mercados” en el comercio internacional.